Tuve la suerte de conocer a esta perra en la feria de Picanya, no hacía falta decirle nada para que se subiera y te abrazara, reclamara tus mimos y parecía que siempre sonreía. Un día alguien me dijo hay una carta dedicada a Mckenzie de la voluntaria que la cuida desde hace dos años. Me … Leer más