Sí… puede sonar al título de una película de miedo, pero más que una peli de terror es mi realidad terrorífica para crear mi cuento. He estado durante tres o cuatro días leyendo todo lo que he encontrado referente a esta oportunidad de poder imprimir tus libros en papel como lo haría una editorial. Es el nuevo boom, la impresión bajo demanda, se le llama. Que me parece maravilloso y estupendo poder llegar a tener tu libro en formato papel, ¡un sueño hecho realidad! (no el título de mi cuento), pero claro, ¡ponte a seguir todos los pasos que te dicen en Createspace!

Tanto es así, que tan solo he sido capaz de buscar el tamaño del libro, me pasé un buen rato con un metro midiendo libros de casa para avanzar en cómo iba a ser el tamaño del cuento. Cada vez que decidía una medida, iba a ver lo que me ofrecía la plantilla de Createspace ¡y no cuadraba! Y yo pensando ¡madre del Amor Hermoso! (que dirían mis monjas) si aún no me he puesto a trabajar el resto de pasos que encima vienen todos en inglés, y no hay manera de cuadrar este.

Os juro que tenía pesadillas de cómo hacer el libro, no me veía capaz de afrontarlo. Y de hecho, podría decirse que soy la capitana de las gallinas, pero… Era o pedir socorro o no publicarlo nunca. Busqué ayuda allende los mares y, como siempre, mi buena y gran amiga Sam se dispuso a solucionar mi problema. ¡Mirar cómo será que hasta a ella que está acostumbrada a manejar estos programas y habla inglés, está medio loca con los pasos a realizar! Y aunque no me lo diga debe haberse acordado de mi santa madre en más de una ocasión.

Creo que ha quedado tan saturada de mí que hoy me ha enviado un artículo muy bueno que os paso por si queréis saber qué otros pasos podemos hacer sin darnos golpes contra la pared de Createspace, como ha sido mi caso o agobiar a amig@s que nos echen un cable, bueno, más bien todo el rollo del cable.

La buena noticia es que ya va quedando menos, ahora todo su trabajo irá hasta la central de amazon que imprimirá mi ejemplar y me lo enviara a casa. Ese es el futuro dicen. No imprimir cien o doscientos aquellos que no nos es posible hacer un desembolso tan grande, si no, que quien quiera tu libro lo pide y se le imprime en el momento.

Ahora, por mi parte lo que tengo que hacer es enviar un formulario a EEUU para que me retengan de las ventas solo el 5%, porque si no lo hago me retienen el 30%. Eso sí, lo que pasa es que tardan algo así como un mes en hacerlo. Hasta ese momento, en EEUU y México si vendo algo me retendrán ese tanto por cien para mí un tanto elevado.

Lo que sí voy a tratar de hacer es una entrada en el blog para deciros los pasos que hay que hacer para comprarlo, espero que no sea tan complicado como descargar el ebook, que para aquellos que quieran el libro electrónico también lo van a tener.

¡Las pulsaciones se aceleran! ¡Ya no hay marcha atrás!

Leer más