NUEVO E ILUSIONANTE RETO

¡Hola a tod@s!

Llevo unos días que como bien sabéis los que visitáis el blog, no he contado demasiado de mis nuevos proyectos. Reconozco que estoy dedicando mucho de mi tiempo libre a la promoción de “Un Sueño Hecho Realidad”, pero ya va siendo hora de retomar nuevos retos, sin dejar del todo el cuento.

También sabéis que me gusta intentar superarme y aprender mientras escribo historias. La última que colgué en el blog fue para mí un reto doble, tanto de redacción como emocional por el tema que era. Pero ahora me embarco en una nueva forma de escribir, con una nueva novela que en principio he titulado “Asherad, la Diosa Eliminada”.

Ya os hablé de que era un tema que tenía en mente, desde hace tres semanas lo he ido plasmando en el papel. Primero elegí un relato como estoy acostumbrada a hacer, un narrador que nos cuente la historia. Sin embargo, cuando llevaba dos capítulos me di cuenta que debía probar otra cosa, otro tipo de narrador que hiciera que me esforzara más, que tuviera que aprender para poder llegar al final. Y ese esfuerzo os puedo asegurar que está siendo todo un desafío para mí, narrar una historia de acción en primera persona está siendo tan desafiante como desesperante. Como no estoy acostumbrada a este tipo de narrativa, he tenido que estudiar algunos trucos para poder llevarla a cabo.

Al mismo tiempo, estoy estudiando la historia de la Diosa Asherad para ir hilvanando a los personajes con lo que he aprendido de esa historia. Debo decir que es divertido poder crear de la nada una historia creíble que enganche y que deje al lector deseoso de saber más, pero ninguna historia de las que he escrito hasta ahora, me ha costado tanto como esta. En tres semanas he escrito tres capítulos, de los cuales he borrado dos y el tercero lo he reescrito casi todo. Esto sí que es un reto para mí, un desafío del que no sé si seré capaz de poder crear en su totalidad una buena novela.

No trato de hacer una novela feminista, pero sí tuve la curiosidad de estudiar por que la Iglesia borró casi en su totalidad el rastro de Asherad. Y hasta hace muy poco tiempo nadie era conocedor de ella. De ahí nació mi historia, la cual, trata de reflejar lo ocurrido con la Diosa.

De momento, seguiré lidiando con ese narrador en primera persona que me trae loca. A ver quién gana la batalla de las palabras.

Al mismo tiempo, voy a dar un último repaso a Compañera Cándida para ver si la publicamos este verano.

Y, mientras tanto, si se me ocurre algún relato corto lo publicaré para mantener activo el blog. Tengo mucho trabajo por delante, y muy poco tiempo disponible, pero trataré de llegar a todo. ¡Mientras vaya en autobús podré ir escribiendo en el trayecto!

Gracias a tod@s por la calidez que seguís dando al blog.

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter