NOCHE MÁGICA DE REYES

El año pasado lo empecé con un proyecto ilusionante al máximo, fue la primera vez que podía firmar mi libro a las personas que lo compraban, compartir con ellas mi ilusión, mi alegría pero lo más importante, recibir su cariño y la recompensa de recaudar dinero para los animales de la Protectora fue para mí la mejor experiencia vivida durante el 2016.

Ha sido un año mágico para mí, lo he ido describiendo durante todo el año. Es por eso que cuando recibí éste pensé “me conformo con que sea igual”. Pero los Reyes Magos de la Protectora Modepran, se han encargado que empiece de una manera maravillosa.

Es cierto que hacía frío, es cierto que la noche no era la mejor pero la calidez humana con la que compartí el stand donde estuve firmando libros, hizo todo mucho más llevadero. Además, saber que el dinero íntegramente recaudado era para los peludetes te anima a aguantar. Lo mejor de todo no fue vender todos los libros, ni siquiera las palabras de la gente que los compraba, siempre tan amables y a quien les agradezco en el alma su entusiasmo a la hora de comprarlo, lo mejor de todo, a parte de la aportación económica, fue compartir el tiempo y espacio con mis compañeros de la Protectora, porque así los siento. Ellos son los verdaderos Reyes Magos, han estado día, tarde y noche haciendo frío, humedad… Ahí sin perder el ánimo ni las ganas a pesar de las horas en pie. Muchos han estado arrimando el hombro o, mejor dicho, son muchos los que han arrimado el corazón que de eso va esto de amar a los animales, de que los latidos del corazón te empujan una y otra vez a ayudar a los más desfavorecidos. Pero con el permiso de todos ellos quiero dar las gracias y decirlo bien alto, gracias a Jesús por su dedicación diaria, por su amor a perros, pero especialmente a gatos, gracias por estar siempre que se necesita y sentir ese cariño de un modo tan especial, estoy convencida que mientras los demás corazones laten con ese “pum pum”, a él le tiene que latir con un “guau” “miau”. Gracias por tu apoyo y tu confianza, siempre es tremendamente fácil estar a tu lado allá donde sea que haya una Feria. Y también a Lidia por cuidarme ayer y siempre, por esa fuerza que tienes eres admirable. Gracias a los dos y con los dos doy las gracias a todo Modepran.

No sé si habrán más ferias o no, o si esta es la despedida de firmas pero sí quiero dejar escrito aquí y hoy, gracias por hacer  un año tan especial para mí tan lleno de magia y amor. Gracias por enseñarme tanto, por ser tan grandes, por la amistad, por las lágrimas y las sonrisas compartidas, gracias por enseñarme a mirar a los animales a través de vuestros ojos, entenderlos y amarlos. Siempre que me necesitéis,  ahí estaré dispuesta a ayudaros.

Dana, Ruby y yo os damos las gracias.

img-20170105-wa0057

stand PROTECTORA MODEPRAN

 

 

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter