MIÉRCOLES 6 DE AGOSTO

Bueno… seguimos con el diario mientras las fuerzas me acompañen.

La mañana la tengo enfocada, tanto para publicitar esta novela, como para empezar a corregir la próxima. El primer paso, que a mí me gusta dar, ya está encauzado, más o menos. Como os dije el otro día, ya tengo la portada.  Ahora, hay que sacar tiempo y, a poder ser, de una manera tranquila y relajada, para poder concentrarme y leerla. Hay que armarse de paciencia, leer en voz alta e ir corrigiendo errores. Este es el peor de los momentos porque, si no te planteas una fecha límite para acabar de corregir, al menos me pasa a mí, nunca acabarías la novela. Siempre tendría cosas que mejorar. Esta es la razón por la que, cuando acabo de corregir, ya no la vuelvo a leer.

Empiezo trabajando desde casa, he llamado a la asociación del cáncer que ayer busqué y no encontré. La señora que me ha atendido ha sido muy amable pero, me ha dado la sensación de que no le ha importado, demasiado, lo que le contaba. ¡Qué vamos a hacer! Esto suele pasar. Lo mejor, para no llevarte desilusiones, es ser consciente de que habrá gente que se preste a ayudarte, y habrá otra que no. “Pero no pasa nada” ¡no hay que desanimarse! Ante un NO, piensa que siempre habrá, en algún lugar, un maravilloso “SI”. Lo digo yo que, en mi vida, tratando de encontrar editoriales o agentes literarios, me he encontrado muchos NO. Pero, aquí estoy, ¡más feliz que unas santas pascuas! Con mi novela bajo el brazo y las ilusiones intactas.

También he enviado un email a una página web donde publican novelas de autores desconocidos, para que la gente les conozca y compre sus libros. Esto no lo puedo explicar mucho más porque es la primera vez que lo hago. No sé qué hay que hacer, de momento, esperaremos una contestación, si la hay.

Y como decía antes, he pasado mi próxima novela a un USB para llevarla a la imprenta con la que llevo trabajando todo lo referente a la novela “Sobreviví”, y es lo que tiene, casi llego tarde al trabajo, ¡no sé por qué he tenido que darle un vistazo! Si nada más iba a pedir presupuesto, luego ya lo miraría, Pero no, ¡erre que erre en corregir! Ahora a esperar a ver qué me puede costar imprimir 300 ejemplares, que es lo que vendí la anterior vez. Aunque, lo pienso y no dejo de sentir unos nervios acelerados, ¿seré capaz de vender tantos?

Hasta aquí el día de hoy.

1 comentario en «MIÉRCOLES 6 DE AGOSTO»

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter