MIERCOLES 19 NOVIEMBRE

Ayer, tal y como ya os había avanzado, me levanté pronto para poder buscar con tranquilidad la librería y poder hablar con la persona que me habían dicho que encontraría allí. La verdad que agradecí el paseo. Siempre que camino por las callejuelas de mi ciudad, me llena de calma. Es una sensación muy intensa… Yo, que siempre ando con rapidez, es entrar por esas calles y mi paso se vuelve lento, y mis ojos se llenan del entorno. Imagino miles de historias que han sucedido en aquellos bellos lugares. Pasito a pasito, llegué al lugar donde se encontraba la librería en cuestión. La chica me ha atendido muy amablemente. Sin embargo, tal y como me avisó Victoria, ellos te dan la oportunidad de hacerlo tú todo. Es decir, autoeditar. Por lo tanto, les agradecí la información y me marché hacia el trabajo.

Por la tarde, Elena me habló de unos cursos y una página web, a la que ella tenía acceso, y donde informaban la posibilidad de publicar. Quedó conmigo en que me enviaría el correo correspondiente para valorar las opciones que dan, a pesar de mi poco tacto con algo tan serio como la edad (ella sabe de lo que estoy hablando)

Hay que seguir buceando por el mar de las editoriales.

Gracias a tod@s por el apoyo.

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter