MARÍA DE ZAYAS Y SOTOMAYOR

Hoy he querido mencionar en este rincón de las mujeres a una escritora que personalmente ha sido un descubrimiento, fue una de las escritoras más importantes del siglo XVII. Además de gran novelista fue una concienzuda feminista.

María nació en Madrid se sabe de ella que era hija de un capitán de infantería y que gracias a los diferentes destinos que tuvo, María fue recabando lecturas de diferentes lugares que fueron marcando su propio estilo.

Perteneció al entorno de Lope de Vega, fue poetisa pero por lo que destacó fue por sus dos colecciones de diez novelas cortas. Haciendo se podría decir competencia al mismísimo Cervantes.

-Novelas Amorosas y Ejemplares.

-Novelas y Saraos.

AÑO 1637

Estas dos colecciones fueron traducidas a varios idiomas, tuvo tanto éxito internacional que tan solo fue superada por aquel entonces por Cervantes y Quevedo.

Fue una escritora de un estilo realista y picaresco. Paradójicamente en el siglo XVII sus obras no encontraron motivo para ser censuradas, si bien, en el siglo XIX y principios del XX la Inquisición censuró sus obras por libertina, obscena y cruda. Fue Emilia Pardo Bazán quien las recuperaría nuevamente.

Y aunque se tratara de silenciar su parte de critica feminista, fue una constante en sus obras y su pensamiento, denunciando la educación castradora recibida por las mujeres y su lucha por el derecho de éstas a la cultura. En sus novelas denunciaba mediante sus personajes femeninos las limitaciones que para la mujer representaban la moral y los usos sociales del siglo XVII. Sus protagonistas son mujeres de carácter fuerte, decididas, que ceden ante el impulso amoroso no tanto por una mera atracción sexual como para ejercer un acto de libertad individual. Una de las principales intenciones de María de Zayas era que su obra fuera leída por mujeres, a las que quería hacer entender que existía un problema en la sociedad, y no en las propias mujeres. Siempre intentó plantar esa semillita entre sus jóvenes lectoras, llamándolas a no sucumbir ante la opresión de los hombres: el género femenino tenía derecho a estudiar y declarar sus sentimientos. Plantea el amor como sentimiento real y no como moneda de cambio, dado que para ella el amor iguala a los enamorados.

La autora defendía el feminismo, pero distinto al actual. No todas las mujeres debían ser defendidas, ya que algunas se hacían acreedoras de todos los desprecios, sobre todo las mujeres nobles: “la mujer falsa, inconstante, liviana y sin reputación, no se le ha de dar el nombre de mujer sino de bestia fiera.” Curiosamente, ella pertenecía a esa clase social. Alentaba asimismo a condenar las muertes de mujeres a manos de sus maridos, denunciando que no hubiese ninguna condena para los llamados crímenes pasionales.

Recomendaba también no sucumbir a la primera palabra de matrimonio y a no ceder ante peticiones por parte de los hombres que atentaban contra la dignidad de la mujer. Afirmaba que la decadencia de un país obedece a la corrupción de costumbres en los hombres y al poco respeto que tienen hacia a las mujeres.

Os dejo una frase que proclamó a los cuatro vientos y me ha llamado la atención, para una mujer de esta época que dice mucho de cómo fue:

“Porque las almas no son hombres ni mujeres ¿qué razón hay para que ellos sean sabios y nosotras no podamos serlo?”

Fotografías e información:

https://lemiaunoir.com/maria-de-zayas-la-feminista-premoderna/

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter