LUNES 17 NOVIEMBRE

Hoy, tenía previsto ir a la Biblioteca situada en la C/Trafalgar, pero me he llevado la sorpresa de que estaba cerrada.

Al preguntar, me han comentado que sólo abren por la tarde y han quitado, claro está, el horario completo. Complicado tengo dejar allí folletos, a no ser, que vaya uno de mis días libres. ¡Me parece increíble que se cierren bibliotecas! Bueno, en este caso “medio-cierren”.

Allí he pasado muchas horas documentándome y tomando notas sobre lo que escribía en cada momento. Una lástima…

Mañana quiero ir a una editorial sobre la que, mi amiga Victoria, me ha hablado. Voy sin expectativas, y únicamente para que me informen sobre las opciones a las que puedo optar. De los correos enviados a otras editoriales, ni siquiera he tenido respuesta.

Algo que me ha sorprendido porque, en tiempos pasados, cuando enviaba un correo preguntando si podría enviar mi manuscrito, siempre me contestaban; unas veces era sí y otras no, pero tenía respuesta. Ahora, ni eso.

La corrección de mi cuento, ha sido finalizada, por mi parte. Ahora, mi correctora personal, se pondrá “manos a la obra”, para ver si podemos colgar el cuento con la mayor brevedad posible.

Esto me lleva a buscar maneras de hacer la promoción. Paso a centrarme en las posibilidades de llegar, a cuanta más gente, mejor. Como este cuento habla de animales, voy a centrarme en veterinarias, protectoras, refugios y gente amante de nuestros queridos gat@s y perr@s. Espero que, tod@s aquell@s que tengáis la posibilidad de hacer llegar, esta nueva publicación, al máximo número posible de personas y, así, me ayudéis a alcanzar el objetivo. Que no me cabe ninguna duda de que así será.

Y ahora, ¡a descansar! Ha sido un día muy intenso.

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter