LUNES 11 AGOSTO

Al mirar a la calle, me encuentro, nuevamente, con la potencia del sol. Que pase pronto este calor , ¡por favor!

Mientras desayunaba, he mirado el correo y ¡por poco me atraganto con la galleta! Voy a tratar de explicar, como si fuera en tiempo real, mi reacción.

¡No me lo puedo creer, me han contestado! Madre mía, que subidón… ¡Y todavía no lo he abierto! ¡Qué nervios! Tengo las pulsaciones disparadas y el corazón acelerado ¡Me han contestado! ¡Sí, me ha contestado el Valencia C. F.!

Cuando se me ha pasado la histeria, he leído el correo. Empiezo diciendo que, para mí, es muy significativo e importante que me contesten. De ahí, todas las sensaciones que he sentido en un breve espacio de tiempo. El correo me pedía que fuera concreta en mi propuesta, que ellos ayudan, tanto a Aspanion, como a la Protectora de Animales, pero querían saber, explícitamente, cómo ayudarme a mí.

Entonces, he caído en la cuenta de que, quizá, no me expliqué bien. Que, a lo mejor, cuando te diriges a una entidad así debes hacerlo, no solamente con el corazón, también con la cabeza y exponer propuestas claras y concisas. ¡Esto es lo que tiene ser novata! Pero, de todo se va aprendiendo.

He vuelto a enviar el correo solicitando, únicamente, que en algún lugar de la revista del Valencia C.F. “Amunt”, o en la web, puedan poner una reseña de mi libro para descargar en amazon.

¡RESPUESTA ENVIADA!

Porque, cuantas más descargas, más podremos, entre todos, ayudar.

Hoy, me he levantado con la sensación de que necesitaba escribir. Esta semana, tuvimos una pérdida en nuestra familia, un peculiar perro llamado Tricky. Esta pérdida me ha hecho recordar cosas que necesitaba sacar de dentro de mi corazón.

La verdad, que cuando me siento frente a un folio y dejo salir mis emociones, no me cuesta mucho desarrollarlas. Otra cosa es, después, meterme en arreglos. Qué quito, qué dejo, qué está bien o mal construido… La corrección que, normalmente, me vuelve loca. Yo no sé si soy una gran o pequeña escritora, sólo sé, que se necesita una gran correctora detrás, para subsanar fallos que nacen de la necesidad de volcar, sobre un papel, tanto sentimiento. Soy afortunada, lo sé.

Cuando he terminado, necesitaba dar un giro a la mañana porque me he propuesto que fuera un día intenso, y que me diera tiempo a hacer muchas cosas. Con el correo del Valencia C. F., me he animado a intentarlo por otros lugares. No sé, ya que todos están de vacaciones, quizá no sea mala idea enviar correos a las entidades que puedan ayudarme. Ha sido entonces, cuando me he acordado de que envié un correo a “Revista Rose”, que es una revista que se reparte en los hospitales, más concretamente, en las salas de oncología. Y ha sido, entonces, cuando, mirando mi correo, me he dado cuenta de que tenía una respuesta perdida en los “correos no deseados”. ¡Con lo que deseaba tener respuesta!

Muchas gracias por contactar con nosotras. Vamos a echar un vistazo, por supuesto, a tu blog.

Estamos en contacto.
Saludos cordiales

El equipo de Revista Rose

Bueno, esto me ha animado bastante. Ahora están de vacaciones, pero, a lo mejor, cuando regresen, se ponen en contacto conmigo.

Y, como siempre, ¡me falta tiempo! Ahora, a la carrera a trabajar…

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter