JOSEFA AMAR Y BORBON

Cuando me puse a indagar sobre las mujeres que fueron pieza clave en el desarrollo del feminismo y del apoyo a las mujeres, una de las que salieron en mi búsqueda fue Josefa Amar y Borbón. Confieso que no había escuchado nada sobre esta mujer de ahí que me haya apasionado descubrirla.

Su historia comienza un 4 de febrero de 1749. Hija de un médico de cámara de Fernando VI, y médico catedrático de anatomía, y de Ignacia de Borbón hermana de un virrey de Granada, emparentada con ilustres familias de la región.

Josefa nació en una época en la que la Ilustración comenzaba a tomar fuerza y comenzaban las revueltas de la Revolución Francesa. Tuvo una educación junto a dos hombres muy influyentes de la época, aprendió Humanidades, Técnicas Pedagógicas, Aritmética avanzada y Medicina, pero no solo eso, si no que llegó a dominar nueve idiomas. Como podemos ver fue una mujer apasionada por el aprendizaje.

Fue una destacada ilustrada gracias a su sabiduría unido a su tesón y capacidad de trabajo, voraz lectora y muy crítica con la religiosidad de su época, jamás hizo mención alguna sobre Santa Teresa de Jesús o Sor Juana no hubieran existido, desaprueba totalmente que las niñas sean educadas en conventos de monjas. Tuvo que ser reconocida como ilustrada, por su sabiduría, por los intelectuales que la rodeaban a pesar de ser mujer.

Josefa dedicó sus esfuerzos para revindicar para la mujer una educación que pudiera resultarle útil para aquella sociedad ilustrada que si bien daba los primeros pasos para que la mujer pudiera estudiar, estaban muy lejos de buscar la igualdad real en esos estudios.

Por este motivo, Josefa tras enviudar se dedicó en cuerpo y alma a escribir ensayos para defender a la mujer, su discurso siempre en busca de esa oportunidad haciendo ver a los demás que para conseguir una sociedad ilustrada se necesitaba incluir a la mujer.

En 1786 se publicó su Discurso en defensa del talento de las mujeres y de su aptitud para el gobierno y otros cargos en que se emplean los hombres y cuatro años más tarde su Discurso sobre la educación física y moral de las mujeres.

Defendió en la Real Sociedad Económica Aragonesa amigos del País la independencia y dignidad de la mujer, por medio de la traducción de uno de los libros europeos más famosos sobre el tema, el de Vicesimus Knox, Ensayos morales y literarios

Se puede resumir su defensa feminismo de la igualdad con este párrafo:

El cerebro no tiene sexo y la aptitud de las mujeres para el desempeño de cualquier función política o social es exactamente igual, por naturaleza, a la de los hombres. Si existe alguna diferencia se debe a la educación.

Josefa moriría en el año 1833, dejando para la historia su lucha por la igualdad.

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter