Excalibur, la víctima del Ébola.

No entiendo de biología, no soy médic@ ni veterinari@ y, gracias a dios, tampoco polític@. Desde el momento en que dijeron que iban a traer a los contagiados por el ébola, pensé que íbamos a tener problemas. Entiendo que, ante todo, está la vida del ser humano por encima de muchas cosas, así como, la seguridad de los ciudadanos.

Nos aseguraron que éramos un país preparado y formado para atender este tipo de enfermedades infecto-contagiosas. Imagino al pobre Excalibur, tumbadito sobre su cama, ajeno a lo que iba a pasar, ajeno a los fallos de los humanos, “de todos” en cadena; desde el primero al último (y con ésto, creo que se entiende todo). De esos que estaban tan preparados, y de los que nos vamos enterando que, ni tenían medios adecuados, ni estaban tan formados.

Confieso que se me han saltado las lágrimas, he mirado a mis animalitos y se me ha encogido el corazón. Son tan vulnerables, en cuanto los humanos se dispersan… ¡Y se dispersan tanto! Por un momento, me puse en el lugar de sus dueños, y enterarme de que han sacrificado a mi perro, de la manera tan cobarde que lo hicieron… os juro que… Yo, que he pasado por la pérdida de uno de ellos, puedo empatizar, y hasta visualizar su desesperación ante la noticia, el dolor y la rabia de no poder despedirte de él. Los que tenemos animales sabemos de lo que estoy hablando. Para nosotros forman parte de la familia. Y repito, que entiendo que, por encima de sentimentalismos, está la protección en la salud de todos… pero si no tenemos acondicionado un hospital… ¿alguien pensó, en si tendríamos acondicionado algún centro para analizar, cuidar y salvar a nuestros animales? ¡Me aterra ser consciente de que lo primero no es asi!… Pero, también me aterra saber que, referente a lo segundo, no hay ni un solo centro preparado en toda España! Tan solo en Alemania.

El único, de momento, y, espero que sea “de verdad” el único, que ha pagado los platos rotos de toda esta locura, ha sido un pobre perro que no ha hecho mal a nadie que, posiblemente, se podría haber tenido en cuarentena. Sin embargo, ha sido “asesinado” de manera premeditada y rápida, bajo mi modesta opinión, para tapar todos los errores en cadena que se han ido cometiendo. Y sigo insistiendo en que, entiendo que la seguridad ciudadana es lo primero. Pero también sigo insistiendo en que, ni siquiera se le dio una oportunidad por si no estaba contagiado. ¿Qué pasaría si hiciéramos eso con los humanos? Han desaprovechado una gran oportunidad para poder investigar, gracias a Excálibur.

Solo voy a apuntar algo más, para la “NO Ministra de Sanidad”, Ana Mato, le voy a decir la misma frase que su compañera de equipo expresó con tanta soberbia y que me disculpe mi poca originalidad al hacer un copyright:

Ana Mato:

“Manolete… Manolete… si no sabes torear… pa’qué te metes”

MI MÁS SINCERO APOYO, A TERESA Y A SU FAMILIA.

1 comentario en «Excalibur, la víctima del Ébola.»

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter