EL VIERNES 30… ERA EL DÍA

106

Ayer, era “El Día”. ¡¡¡Siii!!! Tenía todo preparado para, con tranquilidad, preparar el cuento “un Sueño Hecho Realidad”, y empezar con la solicitud de crear, también, el libro físico.

Tras hacer las tareas del hogar, por fin tuve mi ordenador y toda la tarde para mí. Comencé con lo que más me cuesta, cuadrar texto, saltos de página, sangrías, espaciados… siempre siguiendo los apuntes que tengo para no meter la pata. Una vez finalizado todo, más o menos en una hora, revisé todo el texto. Entonces, me encontré con un problema, ¿para qué demonios había numerado las páginas, si amazon no las quiere así? Otro buen rato para lograr quitar la numeración del texto. Cuando por fin lo tenía todo, ¡más feliz que feliz!, me dispuse a guardar el texto.

Tan solo había que darle al botoncito de guardar, pero… al darle, ha salido un mensaje diciéndome algo muy extraño; necesitaba un cd para guardarlo. ¿Un cd? ¿¿¿Cómo qué un cd??? He omitido el mensaje y, “aparentemente”, el archivo se ha guardado. ¡Bien! Una cosa hecha. Me faltaban, aún, dos pasos más. El ordenador estaba recién traído del taller y tenía que instalar los programas para adaptar todo el texto. Son dos. Antes de instalarlos, he ido a ver qué tal me había quedado el archivo, y………………………….. y…………………………………… ¡¡¡Horror!!! Se había borrado todo. De mis 62 páginas, que tenía, me salían 398 páginas ¿en blanco? Dios de mi vida… ¿Dónde está la cafinitrina de mi abuela para los infartos? La necesito, ¡¡¡me va a dar algo!!!

Rápidamente, tras jurar en arameo, ha acudido en mi auxilio mi pareja. ¡Eureka! No sé cómo, pero ha aparecido el archivo conforme lo había creado.

RESPIRAR… RESPIRAR… RESPIRAR… RELAJACIÓN… RELAJACIÓN… RELAJACIÓN…

Tras el momento de histeria superado, he decidido darme un respiro. Necesitaba tranquilizarme, tras el susto. Después del descanso, breve, he vuelto a mi ordenador. Para poder subir el relato a amazon hace falta pasarlo a archivo mobi, comprimirlo y dar formato a la portada, también hay que pasarlo a Epub. Bueno, un rollo. No es que yo me entere de mucho, tampoco. Si no fuera por los apuntes… Como os decía antes, para hacer todo esto, hay que descargar dos programas gratuitos. Sigil y Calibre. Dispuesta a terminar con esta parte, para empezar con el mundo desconocido del formato libro, comencé a bajar primero Sigil. ¡La descarga fue muy rápida! Tras asegurarme de que se había instalado correctamente, comencé con el Calibre.

Pi pi pi pi

Me sobresaltó un pitido en mi ordenador. Al mirar la pantalla, vi un mensaje que informaba de una incompatibilidad entre el programa y el sistema operativo del Pc. ¿Histeria? ¡No! Nuevamente, pedí socorroooooo

A ver, ¿qué te pasa ahora? Volvamos a bajarlo… ¿Pero, cómo qué es incompatible? Estate tranquila… Dice necesitar que el sistema operativo sea Windows Vista o superior ¿Cuál es el tuyo? Ni idea… ¡yo que sé…!

¿Nervios? Noooooo que va…

Pero si es el mismo que tienes tú… qué raro, ¡no lo reconoce! ¡¡¡¡Me dan ganas de tirarlo por la ventana!!!!!! No, que pasará alguien y, aún, tendremos un problema… ¿Por qué me pasa esto a mí? ¿¿¿Por qué??? La cafinitrina no me haría efecto… Así que, cogí un paquete de pañuelos y me puse a llorar, con la confirmación definitiva de:

No puedes instalarlo, Mari Dramas.

BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

Esta noche he tenido pesadillas con calibre, ordenador e internet. En definitiva, creo que la incompatibilidad no es con el sistema operativo del Pc. En realidad, es entre mi ordenador, internet y yo.

Como siga así voy a titular el cuento “¡Fue una pesadilla!”

En resumen, mi tarde libre la pasé trabajando para conseguir mi publicación, con el resultado final de no conseguir nada. Ahora, tendré que ver de qué manera lo puedo lograr.

¡Yo, que pensaba que iba a ser “El Día…”! ¡Lo fue, pero “bien amargo”!

2 comentarios en «EL VIERNES 30… ERA EL DÍA»

  1. Por lo menos te lo tomas con humor!!! Aunque a posteriori claro. Ánimo que a la próxima saldrá redondo, ya verás…… Besos

    Responder

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter