DOMINGO 7 DICIEMBRE

¡Hola, aquí estoy de nuevo!

No es mucho lo que os tengo que contar, en cantidad, pero sí es en emoción. Hay una librería en Valencia, “Librería Soriano”, que tiene una vital importancia en mi vida… Iba los sábados por la tarde paseando desde mi casa y sintiendo que, por unos momentos, aquel sótano repleto de libros era mi refugio. Soy una persona bastante solitaria y una de mis aficiones son las librerías. Allí, dejaba volar mi imaginación y estaba segura de que, algún día, podría ver mi libro en las estanterías. ¡Soñar es gratis! Pues hoy, antes de ir a trabajar, me he pasado por Soriano; no muy convencida, he de confesarlo. Al entrar, me ha atendido una chica que me ha escuchado, muy atentamente, para después decirme que podía dejar folletos de mi novela. De ahí que os digo que, no ha sido diferente a otros lugares donde me han dado permiso, pero sí en cuanto a emoción por mis recuerdos.

Así que, contenta y corriendo, como siempre, me he ido al trabajo.
¡Ah! de la protectora no tengo noticias. Deben estar ocupados.

Y hablando de la protectora, sé que esto es el diario pero, aprovecho para informaros de que, a quienes queráis colaborar, necesitan mantas, prendas de lana y, por supuesto, comida. Aquí, en la página, tenéis el enlace y, en él, la información de dónde llevarlo.

Gracias.

Un abrazo.

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter