DEDICATORIAS, EMOCIONES Y SENSACIONES

Me paso por el diario para dejar lo que se siente cuando tienes el libro que tanto has luchado por sacar adelante, os recuerdo que he estado trabajando en el desde marzo, han sido ocho largos meses de retoques y mejoras, de leer y releer. De nervios y miedos hasta que por fin ahora estoy recogiendo el fruto de esos meses en solitario de trabajo.

El momento más especial es ese que tienes que hacer la dedicatoria a una persona que está esperando ansiosa por descubrir que hay detrás de ese sueño hecho realidad. Es un momento íntimo en el que me gusta expresar lo que cada persona provoca en mi corazón. Durante este camino que hemos ido de la mano, no he olvidado ni un solo instante el apoyo que me habéis dado, ese ha sido una de las frases más repetidas en las dedicatorias. Al igual que la palabra GRACIAS, que para mí es tan importante. Ese momento en el que sufro mucho porque me gustaría expresar tanto pero hay tan poco espacio, que mi incontinencia verbal me hace estrujarme la cabeza para en poco decir mucho. Cada libro que he firmado y ya son unos cuantos me ha hecho sentir la misma emoción, la piel se me eriza y es el momento en que interiormente me siento escritora.

Sé que es mi segundo libro, que del primero vendí y firmé 300 ejemplares que para mí fue una locura, con éste no sé si llegaré a esa cantidad o no. Pero las sensaciones son muy diferentes. Aquel fue como empezar un camino complicado pero con muchísima ilusión. Este es reafirmarme con muchas de aquellas personas que en su día me compraron el libro, pero también, darme a conocer con mucha gente que me ha seguido por el blog, y ya sabe cuál es mi trabajo para poder juzgarlo. Ya os lo he comentado en alguna ocasión, los nervios y el miedo que he sufrido durante días con el lanzamiento de este ha sido mucho mayor que con el primero, donde la ilusión de principianta vencía al temor de no vender.

Lo que también estoy descubriendo con esta nueva oportunidad es algo que me ha desconcertado un poco, creo que el buen hacer de la Protectora publicando en su Facebook la historia no ha tenido una continuidad en toda la gente que les sigue. He pensado mucho en esto, le he dado muchas vueltas buscando un por qué a esta situación. Y he llegado a la conclusión que quizá sea porque no conocen a la autora, y no confían demasiado en la historia. Porque de otro modo no entiendo que la gente que ama a los animales no se decida a comprar o descargar el libro máxime cuando sabe que con ese gesto va a ayudar a los animales que tanto aman. Quizás es el momento de hacer mejor difusión, de que me conozcan de alguna manera para que se animen a comprarlo.

Y para ello me he puesto las pilas, estoy buscando la manera de encontrar medios que puedan, como digo en el asunto de cada correo, AYUDADME A AYUDAR. De momento y tras muchas horas diarias haciendo búsquedas y creando una publicidad, dentro de lo que yo puedo entender como buena, adecuada para poder difundir la historia en páginas web. He conseguido que varias respondan. En dos de ellas me han pedido datos y resumen de la historia para valorar y poner en sus páginas. En una página que me parece muy interesante y que próximamente compartiré con tod@s para que los amantes de los animales podáis disfrutar del trabajo de los voluntarios, así como, del trabajo fascinante que hace Israel para ayudar a los perros. También dar las gracias a Melisa que se ha interesado por este proyecto, ya le he enviado toda la información que me solicitaba para evaluarla y crear un artículo. A ver qué tal quedamos ya os lo contaré. De igual modo agradecer a dos páginas que me han contestado también para decirme que en la actualidad no están en funcionamiento pero en cuanto se pongan en marcha me ayudarán.

Y es que la sensación que me queda de todo esto que me está ocurriendo es maravillosa. Que esta vez sí, la gente está respondiendo de una forma que a veces me desborda. Las palabras de cariño hacia el cuento son constantes, de ánimo hacia mí también, pero sobre todo, el gran corazón de quienes pudiendo regalar cualquier otro libro, piensan en el mío porque les emociona el fin que tiene.

Sé que lo he dicho muchas veces, pero GRACIAS, gracias por ayudarme a ayudar. Gracias por vuestro cariño hacia mí, con esta aventura puedo deciros ampliamente que me habéis hecho feliz.

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter