CON LUCIA AL FRENTE, SEGUIREMOS LUCHANDO

 

Hoy tengo las emociones encontradas, tras la concentración de esta tarde me quedo con la sensación de que este país tiene lo que se merece. Sí. Así de sencillo y claro. A pesar de intentarlo por todos los medios posibles y que teníamos a nuestro alcance, hemos conseguido reunirnos bastante gente, pero poca para tratarse de algo tan grave como lo que hemos ido a protestar. Parece que mucha gente, se siente muy cómoda quejándose en las redes, criticando las medidas tomadas por el Ayuntamiento de Valencia pero, que a la hora de la verdad, se quedan en casa y no están donde supuestamente deberían estar.

Pero me centro en el acto de hoy. Es el primero de la batalla que vamos a librar, hay mucho en juego, ni más ni menos que la vida o la muerte de muchos animales, esto que parece ser indiferente para la sociedad animalista valenciana. En mi opinión no debería serlo. Y aviso lo que hoy hemos vivido aquí, la lucha que tenemos aquí para evitar una perrera, mañana puede ser en cualquiera ciudad de España porque además ya se han implantado en varias.

Entre todo lo que hemos vivido allí, me quedo con el sabor dulce, con la esperanza, con las ganas, la ilusión, la fuerza, el miedo y también la decisión a luchar por cada uno de los animales de la Prote. Se llama Lucía tiene catorce años es desde hace mucho tiempo paseadora de perros, amante de los animales, su casa siempre está llena de perros bebés que son cuidados con un amor inmenso. Tiene un gran ejemplo en su madre, una mujer que lucha a brazo partido por sacar adelante bebés sin madre, perros enfermos o necesitados de amor tras un abandono o una situación dramática vivida. También he visto más niñas y niños hijas e hijos de voluntarios allí con sus carteles pidiendo por favor que no hagan daño a “sus animales” porque los perros y gatos de la Prote son de todos.

Y cuando una cría te dice que está dispuesta a hacer todo lo necesario para que no quiten la Protectora te viene a la cabeza esa Concejalía de Bienestar Animal, que jamás ha querido ver el trabajo de la gente que hay en la Prote, que han sido incapaces de mirar a los ojos a un animal abandonado, maltratado y que no sabe que demonios está haciendo allí. Y esto te llena de rabia porque esta Protectora como tantas otras son dignas de visitar y aprender el trabajo incansable que se realiza en ellas. Es digno de ver el proceso de muchos animales que entran en un estado tan deplorable y ver que con amor, dedicación y trabajo se saca hacia delante, se le devuelve la dignidad que algún malnacido le arrebató. Sin embargo, no he visto a nadie de este Ayuntamiento pasar allí un buen rato observando y valorando el trabajo que se realiza.

Sentada frente a mi ordenador ahora mismo sigo pensando que es una terrible pesadilla y que despertaremos de ella en breve. No puedo evitar pensar en los animales que ahora están enfermos y se les está ayudando, sé el camino que tendrían en una Perrera. Se me parte el corazón pensar en ellos, pero sé que a la gente de la Prote el corazón lo tiene roto desde el mismo instante en que se comunicó la existencia de ese Pliego y de volver a lo que años atrás se consiguió quitar con lucha y esfuerzo.

Pero está Lucía, y está el resto de personas que vamos a luchar con ella a la cabeza de todos nosotros, la puedo imaginar con esos perros enormes que lleva enfrentándose al miedo de perder lo que tanto ama, la veo gritando por la libertad y vida de cada perro y gato que hay allí. Y es la esperanza que nos queda, gente como ella, niñas, niños, adolescentes que llevan en su sangre el amor por los animales. Ellos nos tienen que inspirar a los mayores cuando nos da el bajón, cuando piensas en lo que puede llegar a ocurrir. Como Lucía ha hecho hoy conmigo. Vamos a luchar por cada perro y cada gato. Haremos lo imposible por conseguirlo siendo cien, doscientos o mil quien vaya a manifestarse.

Y al frente de nuestro grito NO A LA PERRERA estará Lucía rodeada de sus perros, su fuerza y determinación.

Quizá debería tomar nota el Ayuntamiento de lo que está haciendo, de ser ahora mismo, el centro de todas las miradas animalistas, pero en lugar de ser motivo de orgullo, desgraciadamente, es motivo de vergüenza.

Lucía, gracias por darme la lección de fuerza y decisión que me has dado hoy. Creo era necesario compartirlo con los demás. Gracias por amar así a los animales.

Y recordad TODOS SOMOS LA PROTE.

También quiero dar las gracias a KACHORRA SOLIDARIA, por venir desde Barcelona con sus carlinos a apoyar la causa y darnos fuerzas.

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter