¿CÓMO TE PLANTEAS EMPEZAR UN LIBRO?

Esta pregunta me la han hecho dos personas casi al mismo tiempo. Ambos quieren empezar una novela mi tía Concha, una cuya temática sea de guasa, y mi padre que quiere hacer una autobiográfica. La verdad que me ha hecho mucha ilusión que se planteen escribir, porque como yo disfruto tanto con la escritura, imagino lo bien que se lo van a pasar, lo que van a disfrutar tratando de tejer con sumo cuidado y mimo una historia.

Como no soy nadie para dar un consejo, aún me falta estudiar mucho de escritura, os voy a explicar cómo lo hago.

Primero tienes que tener claro cuál va a ser la historia, crearla por completo en tu cabeza, saber cuál es el principio, cómo la vas a desarrollar y cuál será el final. Darle muchas vueltas, para eso tienes que desconectar de tu entorno, te aviso que te creará algún que otro problema con los demás. Cuando tengas todo bien claro, ya puedes empezar aunque después una vez te pongas a escribir y, es lo que siempre me pasa a mí, la historia quiera redirigirte, te aseguro que lo hará y, a lo mejor, no tendrá nada que ver con lo que tú imaginaste, pero eso que creaste en tu cabeza es la base necesaria para empezar. Si es una historia con personajes sería bueno tener al menos los protagonistas y secundarios definidos. Muchas veces una novela puede surgirte de un diálogo que crees entre dos personajes. Antes cuando tenía menos años y mejor memoria no necesitaba anotarme casi nada, pero ahora, reconozco que tengo una libreta donde pongo cada personaje con su definición, y lo que más o menos espero de ellos en la historia. Eso sí, soy una convencida de que los personajes secundarios tienen que ser fuertes, poderosos y mantener la chispa de la narración.

Una vez tienes preparada la historia, si es autobiográfica imagino que tendrás que hacer anotaciones de los momentos que quieras resaltar a lo largo de tu vida. Si es novela debes pensar en que tipo de narrador vas a contar la historia, porque de eso se trata, hay varias posibilidades elije con la que más a gusto te sientas, y donde la vas a situarla. Ciudad, entorno, época del año. Por ejemplo, a mí me gusta siempre describir mi ciudad, soy una enamorada de ella, y estoy convencida de que Valencia da para escribir muchas novelas.

Con todo esto debes enfrentarte a lo más complicado, el cursor en el ordenador, ese que parpadea como si te estuviera retando, o en el caso de que quieras escribir en papel, al folio en blanco que parece mucho más grande de lo que, realmente, es. Empezar es importante para tomar las riendas de lo que pasa en tu cabeza. Mi ritual siempre es el mismo, me coloco bien sentada en la silla porque voy a estar muchas horas en esa posición. Respiro, profundamente, varias veces, me froto las manos (esto no sé porque lo hago) y comienzo a teclear.

A mí me gusta comenzar las historias narrando el entorno del personaje, lo que sucede en el instante en el que voy a contar cosas. Hablar del estado del tiempo como cuando entras en un ascensor con alguien, es lo más sencillo para empezar. También puedes describir directamente la acción que esté haciendo el personaje principal o escribir un diálogo o una frase de la cual poder empezar tirar del hilo.

No te obsesiones como empezar, elige una manera de las que te he dicho anteriormente y comienza a teclear que salga todo lo que llevas en la cabeza que la acción esté ordenada, por supuesto, pero trata de no fijarte demasiado en las faltas de ortografía ni en como construyes las frases. Te aseguro que te vas a hartar de corregir. ¿Por qué te digo esto? Porque si estás demasiado pendiente de la manera que escribes pierdes el ritmo, el mejor ritmo es ese que tecleas sin parar dejando que todo fluya, personajes, diálogos, situaciones. Tú deja que tus dedos te guíen, que los personajes te digan lo que quieren que transmitas al lector, que sea tu alma la que cree.

Después, llegará el momento de corregir, releer para cambiar cosas. Lo único que sí te digo para que tomes nota, nunca te pongas a corregir una historia si tienes un mal día, porque borrar es muy fácil, creer que lo que has escrito es nefasto te hace darle a suprimir con demasiada agilidad. Por eso, cuando tengas un mal día escribe pero no releas. Recuerdo borrar una novela casi entera porque tenía un mal día, y no le encontraba sentido alguno. Llevaba más de doscientas páginas y borré sin compasión. Después me arrepentí pero ya era tarde. Lo que tengo claro es que escribiendo se aprende a escribir. Lee mucho y siempre ten cerca diccionarios para consultar.

Una vez empieces todo será más fácil para desarrollar, pero te digo algo para que no te desmoralices, no es tan fácil a veces pierdes el hilo y no sabes cómo continuar. Si es así, deja espacio entre lo que escribes y tú, ponte a hacer otras cosas, no hagas como yo que soy capaz de comerme cacahuetes, papas o cosas que no debo porque me he atascado, y me da ansiedad por comer estas cosas nada sanas. De ahí que después de mucho tiempo y aprender sobre mí misma, decidí que en mi casa nunca haya nada de picoteo para evitar tentaciones en mis momentos de colapso.

Y otra cosa muy importante, crea tu propio estilo sea cual sea tiene que llevar tu ADN, lo que escribes no debe parecerse a lo que escribe otr@, no te preocupes por como construyes las frases (siempre que lleven un orden lógico) ni busques palabras redundantes para que todos sepan que sabes mucho, siempre he pensado que cuanto más sencillo lo expliques todo, más llegas al lector. Tú eres tú y tu estilo es tu alma de escritora-escritor.

Espero ayudar a quienes se hacen esta pregunta y animaros a escribir porque para mí es lo más maravilloso de la vida.

Un abrazo a tod@s

 

 

0 comentarios en «¿CÓMO TE PLANTEAS EMPEZAR UN LIBRO?»

  1. Hola Luz.
    Mi abuelo era escritor, yo no lo conocí. Pero tengo en mi imagen una foto suya, en blanco y negro, de él sentado delante de la maquina de escribir.
    Mi madre conserva la maquina (una olivetti de color verde oliva ) y de pequeña me gustaba abrir su caja y tocar todas las letras, ver como las varillas se levantaban y chafaban la hoja, marcando la tinta.
    ¡Madre mía qué duras estaban las teclas! Y no es una percepción de mi infancia, a día de hoy puedo confirmar que para escribir en una maquina de esas hay que ejercitar la musculatura de los dedos jajajajaja
    Mi abuelo vivió en una mala época para ser escritor, porque estaba la censura. Por eso tuvo que jugar con mucha creatividad para contar todo lo que quería expresar.
    Mi madre me cuenta que escuchaba a su padre reír a carcajadas mientras escribía.
    Y en definitiva, después de todo este rollo que te he contado, lo que quiero decir es que hay que disfrutarlo por muy duras que estén las teclas.

    Saludos!

    Responder
    • Esa Olivetti es una joya, a mí me apasionan y tienes toda la razón. Hasta en los momentos más complicados que, los tienes en cada historia que empiezas, escribir te hace disfrutar de la vida.
      Un achuchon

      Responder
  2. Hola, a mi me gusta muchísimo escribir y la verdad que me atasco muchísimo, me enfado y borro todas las historias.
    Empiezo todo muy bien, con las ideas claras, los personajes definidos, pero no me gusta obsesionarme en la trama de la historia que es peor (para mi). Lo que yo quiero es convertirme en una gran escritora y llegar a que un grupo pequeño sepa quien soy y le guste mi lectura.
    Me siento delante del ordenador (para mí es más cómodo), como he comentado antes empiezo muy bien. Ahora estoy creando una historia y por el Capítulo 3 comenzando y ya me he quedado atascada.
    Me gustaría muchísimo si me podrías ayudar y dar un par de consejos más para poder seguir y si pudieras me hablaras por correo para aprender más.

    Muchísimas gracias por subir este pequeño post y ayudar a personas como yo que se adentran en la literatura para que puedan seguir.
    PD: Me gusta mucho tu forma de escribir =)

    Responder

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter