ALICE GUY

Alice Guy fue la primera persona que grabó una película, por lo tanto, fue la primera mujer en conseguir algo tan grande para el mundo del arte. Si bien como tantas otras mujeres, su hecho histórico quedó borrado, sus películas fueron adjudicadas a su marido, a su empresa o otros compañeros pero jamás se le mencionó a ella como artífice de la aparición del cine.

Alice, por lo tanto podemos decir, la primera cineasta de la historia empezó a trabajar como secretaría de León Gaumont, dueño de la productora Gaumont. Gracias a su puesto tiene el privilegio de estar presente en la primera demostración del cinematógrafo Lumière que se efectúa en el año 1895. La gran Alice escribió sus memorias y en ella habla de aquel momento histórico:

Pero Gaumont, como Lumière, estaba especialmente interesado en resolver los problemas mecánicos. Era una cámara más que poner a la disposición de sus clientes. Los valores educativos y de entretenimiento de las películas en movimiento no parecían haber llamado su atención. No obstante, se había abierto en la Rue des Sonneries un pequeño laboratorio para el revelado e impresión de “tomas” cortas: desfiles, estaciones de ferrocarril, retratos del personal del laboratorio, que servían como películas de demostración pero que eran tanto breves como repetitivas… Pensé que podría hacerse algo mejor que estas películas de demostración. Armándome de valor, le propuse tímidamente a Gaumont que podría escribir una o dos escenitas y hacer que unos cuantos amigos actuaran en ellas. Si el desarrollo futuro de las películas hubiera podido preverse en ese momento, nunca habría conseguido su consentimiento. Mi juventud, mi inexperiencia, mi sexo, todo conspiraba contra mí. Pero sí que recibí el permiso, con la condición expresa de que esto no afectaría a mis tareas de secretaria“.

Ser mujer era un gran impedimento para poder ponerse a trabajar íntegramente en su idea. Por ello, su logro como el de otras tantas mujeres es tan importante, porque además de trabajar igual que los hombres, debía demostrar que a pesar de ser mujer podía hacer cosas más importantes de las que ellos habían logrado hasta aquel instante.

La primera película que creó fue en el año 1896 La Fee aux Choux, El hada de los repollos. Desde aquel momento logró que Gaumont la dejara libre de sus tareas como secretaría y se convirtiera en productora. El invento de Alice tuvo tanto éxito que los equipos de la empresa de Gaumont comenzaron a venderse estupendamente. Así que Gaumont tuvo que eximir a Alice Guy de sus tareas de secretaria. Desde aquel momento ella estuvo al cargo de la nueva productora. Todas las películas que hizo en esta época de su vida fueron proyectos muy ambiciosos: desde escenas de óperas a militares. Llegó a producir dos cortos semanales hasta que en 1905 fue nombrada supervisora de los demás directores de la compañía.

Así fue pionera en crear un cine diferente al de postales que se había hecho hasta el momento, ella fue capaz de hacer un cine narrativo y con potencia emocional y social muy importante. Aunque la historia la borrara como si nunca hubiera existido.

Alice Guy fue pionera en la inclusión de los efectos especiales, usando técnicas de mascara de doble exposición y filmando secuencias en retroceso. En la mayoría de estos filmes, utilizó trucos cinematográficos como la doble exposición del negativo, dándole la vuelta al negativo, etc. Estos trucos o «técnicas» han sido generalmente atribuidos a Méliès. Alice Guy fue la primera persona que utilizó sobreimpresiones en La Navidad de Pierrot, y la proyección al revés en Una casa demolida y reconstruida. También fue innovadora en los primeros planos empezó a utilizarlos en 1906 con la película ‘Madame a des envies‘. Madame de los deseos.

Dos años después se casó con Herbert Blaché, un cameraman británico que dirigía las oficinas de la Gaumont en Inglaterra y Alemania. El matrimonio viajó a los Estados Unidos, donde Alice dejó su trabajo como realizadora durante tres años para dedicarse a las tareas domésticas y tuvo a su primera hija. Simone. Aburrida de la vida casera volvió a la dirección y fundó con su propio dinero una productora «Solax Company», en la que realizó todo tipo de películas, comedias, dramas y algún western. Entre 1910 y 1914 la compañía produjo 325 películas de distintos tipos y duraciones y, se dice que, alrededor de 50 fueron dirigidas por la directora de la empresa. En New Jersey construyó uno de los mejor equipados estudios del mundo, donde siguió dirigiendo películas con gran éxito hasta 1920. Hoy existen datos como para pensar que dirigió o produjo alrededor de 1000 películas en su vida.

Aunque fundó otras dos compañías cinematográficas, a partir de 1919 se hizo imposible competir con Hollywood, y comenzó a trabajar para compañías más poderosas. Fue el comienzo del fin de su etapa en la industria independiente. Finalmente su compañía terminó por caer y su matrimonio con ella. Una vez cerrada su empresa, se dedicó a dar charlas públicas sobre los comienzos del cine.

Alice Guy la primera directora de cine de la historia

En 1922 regresó a Francia, tras divorciarse de Blaché y jamás pudo regresar al cine: había quedado fuera de la industria, que no tenía el espacio que merecía una pionera del cine como ella (lo mismo que le pasó a Méliès y demás). En 1964 ella regresó a los Estados Unidos junto a sus hijas, donde quiso buscar y recuperar sus películas y fue a la Biblioteca del Congreso y a otros archivos de cine y filmotecas pero no encontró casi ninguna de sus películas y algunas de las que encontró se escondían bajo nombres de dirección de sus compañeros.

En 1949, cuando había cumplido 76 años, Alice Guy regresó a París, donde la Cinemateca le rindió un gran homenaje por ser la primera mujer directora de cine en el mundo, no el primer director en el mundo. Tuvo gran repercusión en los medios y recibió más tarde las insignias de Chevalier de la Legión de Honor.

Aunque Alice Guy produjo In the year 2000, una película de ciencia ficción en la que las mujeres en el año 2000, eran las que controlaban el mundo, los historiadores están de acuerdo en que Alice no quería hacer historias que tocaran temas feministas. Ella misma contribuyó a esta leyenda, al negar la visión femenina, probablemente para ser aceptada en un mundo dominado por los hombres. La realidad es que en muchos de sus films toca temas en los que la mujer es protagonista de su propio destino y, mientras afirmaba que el sitio adecuado de las mujeres era delante de la cámara, repetía que no había nada en la dirección cinematográfica que supusiera que una mujer no pudiera hacerlo tan bien como un hombre.

Alice Guy, murió en New Jersey, en el estado en el que ella había cambiado el curso de la historia del cine. Tenía 95 años. En ningún periódico apareció su esquela.

 

 

Fuentes consultadas:

www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/figurasaliceguy.ht

https://es.wikipedia.org/wiki/Alice_Guy

https://www.neostuff.net/oce-a-alice-guy-blache-la-madre-del-cine/

 

Deja un comentario

Compártelo en Twitter

Twitter